BLW (Baby led weaning) o alimentación autorregulada por el bebé

Contenido
    Add a header to begin generating the table of contents

    Baby led weaning hace referencia al “posible destete” y comienzo de una alimentación complementaria y autorregulada con comida sólida.

    Este método está cogiendo mucha fuerza en los padres y madres debido a sus enormes beneficios.

    De hecho, muchas familias que conozco se han interesado en algún momento por esta modalidad. Algunas la han descartado. Otras tan solo la han probado.Y otras personas, como es mi caso, hemos optado por comenzar con una modalidad mixta, es decir, un poco de puré y un poco de comida sólida.

    Desde mi experiencia personal, con mi primer hijo comencé ”sin querer” con la modalidad mixta, dándome cuenta enseguida de que efectivamente el bebé ponía mucho más interés en la comida cuando le dejaba a él solito.

    Qué es Baby Led Weaning

    El baby led weaning o alimentación autorregulada por el bebé es el comienzo de una alimentación complementaria. Está indicada a partir de los 6 meses de edad, ya que antes nuestros pediatras nos recomiendan la lactancia exclusiva.

    Como el bebé no es capaz todavía de “hacer pinza“ con el dedo índice y pulgar, le comenzaremos a ofrecer alimentos enteros o en trozos grandes, que perfectamente puedan agarrar con la “presión palmar”: con las manos.

    En nuestro caso el pediatra me recomendó que fueran trozos más grandes que su propia mano, que fueran fáciles de agarrar.

    En el caso de la carne, por ejemplo, para evitar posibles atragantamientos, que los trozos fueran de al menos 2 o 3 centímetros y por tanto difícil de romper.

    Para mi sorpresa, el primer trozo de carne que le di, fue con 8 meses y quedó ¡completamente descolorido! Era ternera, gordita, sin sal y grande. Recuerdo verle chupar y chupar ese trozo por todas sus esquinas hasta dejarlo casi blanco. ¡Me quedé alucinada!

    Solía darle verduritas hervidas en trozos largos, por ejemplo zanahorias y vainas.

    La fruta era lo mejor que comía. Al principio opté por la pera y el plátano, que no tienen mucho peligro porque se deshacen completamente en la boca.

    Todavía conservo fotos de la cara de felicidad que ponía con la pera entera en la mano, o un trozo grande de melón…¡Le encantaba!

    Dato:

    Entre los 6 y 8 meses, la energía que debemos aportar a la alimentación de nuestros bebés es de una quinta parte de total y el resto deberá ser en forma de leche.

    Entre los 9 y 11 meses la balanza se equilibra un poco más y la mitad de la energía deberá venir de la alimentación complementaria. El resto de la leche.

    Beneficios de BLW

    1- Los bebés adquieren hábitos alimentarios más saludables porque se respetan las señales de su cuerpo frente al hambre o la sed. Desde muy temprana edad aprenden los diferentes sabores y texturas, saliendo así del confort del puré para que investiguen por sí mismos, potenciando así una alimentación más saludable y variada en el futuro. 

    Cuando se comienza con este tipo de alimentación, los padres y madres vivimos ésta etapa mucho más relajados/as porque enseguida aprenden a comer solos. Incluso perderemos el miedo a los atragantamientos —aunque pueda parecer contradictorio— porque están acostumbrados a comer de forma mucho más natural. También dejaremos de forzar sus comidas.

    2. Se fortalece su autocontrol en las comidas respetando sus señales naturales de hambre, sed y saciedad.

    Se anima al bebé de forma activa a coger, tocar, oler y comer (No como hacíamos antes, de forma pasiva y casi robótica con las papillas, cucharas o biberones).

    Seguro que os ha pasado alguna vez: “Me ha dicho el pediatra que son 280ml”. Lo haremos como nos diga, somos obedientes respecto a nuestros bebés. Si el pediatra indica 280ml no nos pasaremos ni nos quedaremos cortos, ¿a que no?

    Así que esta modalidad es una forma de relajarnos a nosotros mismos también.

    3. Estimulamos la psicomotricidad del bebé favoreciendo la presión palmar a la hora de agarrar la comida con las manos (más adelante, ya tendremos tiempo de enseñarles a utilizar la cuchara y el tenedor, no os preocupéis). Como os comentaba antes, ayuda a trabajar la masticación con lo que se hacen rápidamente a la comida y a comer, y por supuesto, a coordinar la vista con las manos y otras partes del cuerpo. 

    Cómo sé si mi hijo o hija está preparado o preparada para el BLW

    A los 6 meses todos los bebés necesitan comenzar con una alimentación complementaria a la leche, bien sea materna o en fórmula, porque a esa edad su organismo necesita más nutrientes para seguir creciendo.

    Cuándo puedo empezar

    La primera pista que nos dan es que se pueden mantener sentados solit@s (sedestación) y que no saquen la lengua cuando se meten algo en la boca, ya sea comida o un juguete. Esto se llama reflejo de extrusión: sacan su lengua hacia fuera como defensa ante posibles atragantamientos. Este reflejo suele desaparecer en torno a los 6 meses de edad.

    También deberá tener una buena coordinación ojo-mano-boca y una buena autonomía con las manos, se deberá desenvolver bien en este ámbito.

    Pegas

    La única pega que he podido encontrar, en mi caso, es que a veces no conseguimos que alcancen las necesidades energéticas de las que hablábamos y nos encontramos con que comen porciones mínimas, poniéndose en riesgo su desarrollo.

    Para esto, en algunos casos está bien valorar hacer una modalidad mixta de BLW.

    No nos pongamos  excesivamente estrictos (como me decía nuestra pediatra). No todo es blanco o negro, podemos elegir en todo momento y sobre todo, debemos confiar en nuestro instinto y hacer caso al sentido común, que como se dice siempre, es el menos común de los sentidos.

    Consejo

    Evitar en los comienzos las verduras crudas,  ya que al ser duras y el bebé estar en periodo de aprendizaje pueden causar atragantamientos.

    En vez de zanahorias, apio, lechugas, manzanas, etcétera, mejor algo cocinado, más blandito. Lo que decía, sentido común.

    Debemos observar al bebé. Cómo interactúa con la comida, sin prisas, respetando sus tiempos y dejando que disfruten. A veces son más nuestras prisas las que frenan el crecimiento de nuestros bebés.

    Yo tengo una muy buena experiencia en relación con esta modalidad, ya que conseguí que mi bebé comiese de todo, variado y sano. Siempre habrá alimentos que les gusten más o menos, como nos pasa a nosotros mismos, pero nunca se extrañó con ninguna comida. Todo lo probaba y daba gusto verle comer…

     Luego llegó la etapa de querer elegir el menú y con ello los berrinches, pero no os quiero asustar con esto, solo os deseo que guardéis el mismo buen recuerdo que guardo yo y os animo a intentarlo. Los que mejor conocemos a nuestros bebés somos nosotros. Yo desde luego volveré a repetir con mi segundo hijo.

    Compártelo

    Share on facebook
    Facebook
    Share on twitter
    Twitter
    Share on pinterest
    Pinterest

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Entradas relacionadas

    La necesidad de mi madre al ser yo madre

    Es curioso.
    Cuando nació Aritz, mi primer hijo, recuerdo la sensación de necesitar a mi madre como nunca me había pasado.
    Yo, que me consideraba una mujer independiente y resolutiva, de repente, no sabía lo que estaba haciendo…

    Guía básica para desinfectar juguetes

    Por norma general, con los bebés es sabido que todo lo que les llega a sus manos se lo meten en la boca. Bueno, desde bebés hasta que son bastante grandecitos… Yo que tengo un bebé de 8 meses y un niño de 4 años, me veo muchas veces regañando al mayor para que se saque cosas de la boca.

    Sonajeros personalizados

    Los sonajeros personalizados de Ama Sorgina están elaborados artesanalmente con materiales libres de tóxicos y de calidad alimentaria. Además siguen el método Montessori y promueven el desarrollo cognitivo y sensorial por lo que tu bebé podrá mordisquearlo con total tranquilidad a la vez que juega y aprende.

    Chupeteros seguros

    ¿Sabías que, por norma, ​un chupetero no debe sobrepasar los 22 cm de longitud (sin contar el clip o enganche)?
    Esta es la medida exigida por la normativa europea para evitar que el bebé pueda asfixiarse si se le engancha el chupetero por el cuello.

    Ir arriba